You are here

Share page with AddThis

Agricultura intensiva sostenible

En Syngenta apostamos por una agricultura intensiva sostenible, basada en la innovación y la tecnología agronómica más avanzada, capaz de responder al reto de la Seguridad Alimentaria Mundial, y ofreciendo beneficios económicos, sociales y medioambientales.

La agricultura como actividad económica sostenible debe:

  • Ser RENTABLE: para así asegurar su viabilidad futura.
  • Preservar la calidad de los RECURSOS NATURALES que emplea (agua, suelo…) reduciendo al máximo su impacto en la naturaleza (erosión, contaminación, pérdida de biodiversidad, gases de efecto invernadero,…)
  • Proporcionar los BIENES Y VALORES que la sociedad actual le demanda, asegurando una alimentación en cantidad y calidad suficiente para todos y contribuyendo a la sostenibilidad del mundo rural.

 

LA SOSTENIBILIDAD SOLO ES POSIBLE MEDIANTE LA INTENSIFICACIÓN DE LA AGRICULTURA, obteniendo el máximo rendimiento de cada recurso invertido: tierra, agua, fertilizantes, energía, productos fitosanitarios, etc.

INTENSIDAD Y SOSTENIBILIDAD SE APOYAN ENTRE SÍ: aprovechemos las tierras de cultivo, sacando todo el potencial de las plantas mediante técnicas respetuosas con el medio ambiente y compensemos el impacto de esta actividad milenaria sobre el marco donde se lleva a cabo. Este es el reto de la agricultura actual.

La protección del medio ambiente ha sido desde siempre parte de la cultura de Syngenta, pionera en la investigación y promoción de nuevas técnicas agronómicas para cumplir con este objetivo, bien desde la Asociación Española de Agricultura de Conservación o través de su participación proyectos como LIFE Doñana Sostenible. En la actualidad desarrollamos numerosas iniciativas en colaboración con agricultores y productores, organismos científicos y autoridades nacionales y locales enfocadas a mejorar las prácticas agrícolas en los tres aspectos medioambientales fundamentales: SUELO, AGUA Y BIODIVERSIDAD.