Luchar por una agricultura neutra en carbono

El cambio climático está afectando tanto a la agricultura como al medio ambiente. En Syngenta estamos comprometidos a brindar tecnologías, servicios y capacitación para ayudar a la agricultura a emitir mínimas emisiones de carbono, así como a reducir la huella climática de nuestras operaciones de acuerdo con el Acuerdo Climático de París.

Hemos trabajado durante mucho tiempo con los agricultores para mejorar la salud del suelo. Bajo nuestro nuevo Good Growth Plan, ahora estamos ampliando nuestro enfoque para medir la cantidad de dióxido de carbono que se captura en el suelo, ayudando a los agricultores a gestionar y reducir los gases de efecto invernadero que aporta la agricultura. También continuaremos con nuestro trabajo de décadas para mejorar la biodiversidad en los entornos agrarios y mejorar la salud del suelo.

Al mismo tiempo, reduciremos las emisiones de nuestras propias operaciones y las de toda nuestra cadena de suministro, sumando a nuestros esfuerzos hacia una agricultura neutra en carbono.

Hemos establecido 3 objetivos y mediremos y publicaremos nuestro progreso con respecto a ellos cada año en nuestro Informe de negocios sostenibles.

  • Medir y permitir la captura y mitigación de carbono en la agricultura
  • Mejorar la biodiversidad y la salud del suelo en 3 millones de hectáreas de tierras de cultivo rurales cada año
  • Reducir la intensidad de carbono de nuestras operaciones en un 50% para 2030

Empoderar a los agricultores para que almacenen carbono en sus tierras

Las tierras agrícolas son una de las reservas de carbono más grandes del planeta y tienen un enorme potencial para expandir su función de captura de dióxido de carbono de la atmósfera. La agricultura también tiene el potencial de reducir su huella de carbono actual, aproximadamente el 12% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero.

En nuestras explotaciones, invertimos en el desarrollo de productos que pueden ayudar a los agricultores a almacenar carbono en la tierra y en herramientas digitales para medir el impacto. También formamos a agricultores en métodos para mitigar los gases de efecto invernadero producidos por la agricultura y para medir la diferencia que están marcando.

Nuestro desafío ahora es medir el impacto a escala. Esto ayudará a los agricultores a participar en la evolución de los mercados de créditos de carbono para la agricultura.

Mejorando la biodiversidad y la salud del suelo

El suelo es la base de la vida y también de la contribución de la agricultura a la lucha contra el cambio climático. Para que las tierras agrícolas capturen carbono, deben ser saludables y fértiles, por lo que trabajamos con los agricultores para mejorar la salud del suelo a través de prácticas agrícolas climáticamente inteligentes.

La biodiversidad también juega un papel importante, sustentando los ecosistemas que extiende los suelos fértiles y la polinización. Nuestro trabajo tiene como objetivo ayudar a los agricultores a contrarrestar la pérdida de hábitats silvestres debido al cambio climático, la urbanización y la intensificación y expansión agrícola.

Hacer nuestras propias operaciones menos intensivas en carbono

La lucha por la neutralidad de carbono no se trata solo de lo que sucede en las explotaciones: también estamos comprometidos a reducir la huella de carbono de nuestras operaciones, incluida toda nuestra cadena de suministro. Nuestro objetivo de una reducción de al menos el 50% para 2030 respalda el objetivo de un escenario muy por debajo de los 2 grados del Acuerdo de París. Nuestro compromiso está respaldado y validado por la iniciativa Science Based Targets (SBTi).

Lo lograremos a través de una serie de actividades centradas en nuestros procesos de fabricación, abastecimiento y consumo de energía y logística, tanto dentro de nuestro negocio como en asociación con nuestros proveedores.

La lucha por una agricultura neutra en carbono respalda los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Restaurando la salud del suelo en 1 millón de hectáreas

En Brasil, estamos trabajando con The Nature Conservancy y otros socios en el programa Reverte a largo plazo para revertir la degradación de alrededor de 1 millón de hectáreas de pastizales en el Cerrado para el 2025.

Esto implica implementar nuevas rotaciones sostenibles en pastos degradados mediante el cultivo de ganado, soja y maíz en sistemas integrados cultivo-ganadería. Animamos a los agricultores a participar en una oferta sostenible escalable que ayudará a aumentar el valor de su tierra, mejorar la productividad y revertir la degradación del suelo.